El Caso Colmenares: Radiografía de la Justicia y la Sociedad Colombianas.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestPrint this pageEmail this to someone

El Caso de la muerte de Luis Andres Colmenares llegó a su punto de no retorno:

El reciente fallo judicial que absuelve en segunda instancia de Laura Moreno y Jessy Quintero de toda responsabilidad por el supuesto homicidio del jóven.
No vamos a llover sobre mojado, ya sabemos que es el caso mas sonado de la historia de la justicia penal acusatoria en Colombia, ya sabemos que involucró a varios de los abogados mas prestigiosos del país y por supuesto, que hechos oscuros han rodeado este caso. Lo que queremos señalar al abordar este tema, que parece periódico de ayer, es la problemática alrededor de la justicia Colombiana.

Lo que nos queda bien claro en este caso es que:

  • Los colombianos no creen en la justicia colombiana, y como consecuencia, no creen que en este caso se haya hecho justicia.
  • La falta de credibilidad en la justicia colombiana tiene motivos fundados: falsos testimonios, compra de jueces, manipulación de evidencias, etcétera, el caso Colmenares por supuesto, no fue la excepción.

Pero ¿podemos llegar a creer en nuestro sistema de justicia?

Estudiemos el caso Colmenares para responder a esta pregunta y tener claro sobre qué deberíamos trabajar en Colombia si queremos tener un sistema de justicia confiable.

¿Cuál fue la verdad de los hechos ocurridos el 31 de octubre de 2010?
¿Murió el joven Colmenares asesinado o producto de un accidente?

La jueza le ha dado credibilidad a la historia de Laura Moreno y los testimonios de sus compañeros de rumba esa noche, es decir, que la muerte de Luis Andres Colmenares fue un accidente.

Lo primero que habría que resaltar es que las acusadas Laura Moreno y Jessy Quintero tenían un principio constitucional a su favor:

“Toda persona se presume inocente mientras no se la haya declarado judicialmente culpable”.  Artículo 29 de la CPC.

El mismo artículo dice que ellas tienen derecho como ciudadanas a “a presentar pruebas y a controvertir las que se alleguen en su contra; a impugnar la sentencia condenatoria, y a no ser juzgado dos veces por el mismo hecho.” Es decir, es su legítimo derecho a la defensa. Dos de estos principios constitucionales absolutos fueron violados en el caso de Laura y Jessy, por no citar también al señor Carlos Cárdenas, ex-novio de Laura Moreno, quien resultó implicado en el caso después de 2011.

Primero: Que fueron privados de la libertad aunque no se había comprobado su culpabilidad, es decir, fueron considerados culpables sin habérseles probado su culpabilidad y,

Segundo: Laura y Jessy fueron juzgadas 2 veces por el mismo hecho, recordemos que este caso ya había sido fallado en 2011. Pero ahora tendrían que afrontar un tercer y hasta cuarto juicio pues aún los padres del jóven muerto esperan un fallo diferente al de inocentes, ellos esperan un culpable de asesinato y tienen su esperanza puesta en el Tribunal Superior de Bogotá, que en sentencia anterior que exoneró a Carlos Cárdenas, sostiene sin embargo que la causa de la muerte de Colmenares fue homicidio.

Por lo tanto quienes opinan, estimulados por la información delplegada en los medios de comunicación que la muerte de Colmenares se debió a un homicidio, motivado por conflictos socioeconómicos o regionales o tal vez pasionales, no sólo violan los derechos de unos jóvenes sino que lo hacen injustamente, pues los análisis de expertos en cada campo han demostrado sin ninguna duda que el testimonio que en principio dieron quienes presenciaron el accidente de Colmenares el 31 de octubre de 2010 fue verídico.

Vamos a ver cuáles son las pruebas que determinaron el último fallo y el papel de los medios en todo este caso:

Pruebas irrefutables de la Defensa:

A pesar de que la mayoría de las personas preguntadas por el caso Colmenares piensan que efectivamente fue un homicidio, no porque tengan los elementos de juicio suficientes sino porque los medios se han encargado de desplegar una historia sobre lo que sucedió -también sin suficientes elementos de juicio- condenando a priori a las niñas ricas o a las bogotanas como victimarias de un jóven provinciano o ya sea porque era provinciano o porque no pertenecía a su misma “clase social”. A pesar de eso, muy aparte de las opiniones está la justicia.

La Justicia es un principio, y los jueces están en las cortes delegados para hacer Justicia, no para congraciarse con alguna de las partes o con la opinión pública, sino para hacer justicia, así que alejémonos de los juicios a priori y entendamos lo que realmente pasó:

Las dudas de que la muerte de Luis Andres fuera un accidente surgieron cuando los familiares se cuestionan, por qué aparece el cuerpo bajo el túnel del caño el Virrey al anochecer del domingo 31 de octubre, cuando ese sitio ya se había inspeccionado la madrugada anterior y no se había encontrado nada. Además, si fuera verdad la versión de Laura, cómo el caudal del caño el Virrey habría podido arrastrar un cuerpo de 75 kilogramos por mas de 30 metros.

El dolor de la madre la lleva a tener visiones de su hijo quien supuestamente le dice: “Las pruebas están en mi cuerpo”. Consiguen entonces una orden para exhumar el cadáver casi un año después de su muerte. Los expertos o mejor dicho, el experto que examina el cadáver determina que la primera autopsia había omitido seis heridas mas en el cráneo y que los traumas correspondían a heridas causadas con objetos contundentes, precisando que el patrón circular sugería que fue golpeado con una botella, lo que hacía pensar que probablemente la causa de muerte fue homicidio, hechos que hace públicos el fiscal Antonio Luis Gonzalez sin haber un fallo judicial aún.

La prensa entonces se lanza sin ninguna contemplación a denunciar estos hechos, ellos tienen la justicia en sus manos. Julio Sanchez, de la W se atreve a hacer señalamientos claros: el “jóven asesinado”, dice. Séptimo Día de Caracol, Semana, El Tiempo no pierden la ocasión de convocar audiencia con el caso sin pensar que darle un manejo sensato a lo que publican, dando por sentado que las dos jóvenes estudiantes son en realidad unas asesinas crueles, frías y calculadoras, tildando de valientes a los irresponsables que publicaron esa información y convirtiéndolos en héroes de la verdad en un caso cuya verdad aún no había sido esclarecida.

La defensa posteriormente logró demostrar, sin embargo, que sin lugar a dudas los bomberos incurrieron en “negligencia” al no avanzar mas de 7 metros adentro del túnel en su búsqueda, un túnel que tiene casi 65 metros de longitud, declarando además que el cuerpo sin vida hallado finalmente por otro grupo de rescatistas al día siguiente, estaba en un desnivel, a aproximadamente 25 metros de la entrada oriental y que en ese orden de ideas, nunca habrían podido hallarlo desde la distancia a la que observaron y con un nivel de agua de casi 20 centímetros, esto quedó demostrado luego de la diligencia de reconstrucción efectuada por todas las partes el 28 de abril de 2014 con el fin de impugnar la credibilidad de Yadira Piamonte, la bombero que declaró que “ahí no había cuerpo”. Basado en estos hechos, el abogado Jesus Albeiro Yepes, representante de Jessy Quintero destruyó de una vez por todas la hipótesis de que el cuerpo había sido depositado posteriormente allí (Ver impugnación a credibilidad de la bombero Yadira Piamonte).

El Dr. Carlos Herrera, PhD en Ingeniería Mecánica demostró además que de acuerdo a los datos pluviométricos registrados el día del accidente, el caudal que fluía por el caño el Virrey podía haber arrastrado el cuerpo de Andres Colmenares y que efectivamente, si esto ocurrió, el lugar lógico donde se debería haber encontrado el cadáver no habría sido otro que el desnivel en el interior del túnel.
Esta prueba científica terminó de destruír la tésis de que a Andres Colmenares lo mataron para después arrojar su cuerpo a la mitad del túnel del caño el Virrey sobre la Avenida 15 (Ver Colmenares sí fue arrastrado por cauda de Canal Virrey, dice científico – LaOtraCara.co).

Las pruebas link a los celulares de todos los testigos confirmaron que concordaban en tiempo y espacio con los testimonios, eso quiere decir que si hubiera sido verdad que el jóven fue asesinado brutalmente -o accidentalmente- y luego su cadáver depositado en el caño habrían perpetrado el macabro plan en menos de 8 minutos. Tampoco habría explicación al agua encontrada en los pulmones del occiso, murió por ahogamiento, si primero fue golpeado brutalmente y luego depositado en el caño, ¿cómo pudo morir ahogado?, pero si lo llevaron agonizando para luego arrojarlo dentro del caño (25 metros dentro del túnel para que se ahogara), ¿cómo pudieron burlar a la policía que ya estaba al tanto de la desaparición? (Ver Pirry – Documental: El Caso Colmenares RCN 2013)

La médica Forense Lesly del Pilar Rodriguez así como los estudios realizados por el cirujano maxilofacial Dr. German Alfonso Aguilar y la patóloga forense Yucasta Brugal determinaron que las conclusiones de la autopsia del cadáver exhumado de Luis Andres Colmenares practicado por el Dr. Máximo Duque, no solo no eran concluyentes sino que se basaban en graves errores de protocolo y de procedimiento que al final concluyen con un diagnóstico engañoso. La conclusión es que la muerte fue por asfixia por sumersión parcial coadyuvada por alcoholemia y un severo trauma cráneo facial compatible con la caída accidental en el caño, que produjo un impacto de adelante hacia atrás con una energía mayor que la que habría producido un botellazo o un puño. También se descarta el golpe con objeto contundente porque no existen patrones en la piel que permitan concluír algun instrumento utilizado.
Además de esto la experta toxicóloga y química farmaceuta Teresa Perez Hernandez determinó que Luis Andrés al momento de su accidente sufría un grado de alcoholemia III (206mg%) y cafeína con 1,9 ug/ml lo que explicaría los arranques impulsivos de Colmenares que finalmente lo llevaron a la muerte. (Ver El informe científico que salvó a Laura Moreno y a Jessy Quintero en caso Colmenares – Las2Orillas.com)

Inconsistencias y manipulaciones ilegales de la fiscalía

Testigos Falsos:
Los testigos Jose Wilmer Ayola, Jesus Alberto Martinez y Jhonatan Andres Martinez fueron citados por el fiscal Antonio Luis Gonzalez y declararon haber visto cómo entre Laura Moreno y Carlos Cárdenas agredían junto a otras personas a Colmenares y lo golpeaban, luego llevándoselo en una camioneta. Estos testigos sin embargo se consiguen en el término de 3 días de acuerdo a posterior declaración de Napoleón Botache, fiscal auxiliar, quien acusó del hecho a su entonces jefe, el fiscal Gonzalez (Ver video Pirry – Documental El Caso Colmenares RCN 2013), pero además la juez que llevaba el caso no les dió credibilidad pues sus testimonios dejan ver colusión, tampoco se pudo verificar su testimonio con la prueba de link celular pues todos olvidaron el número de celular que usaban en la fecha del supuesto homicidio. Al fiscal Gonzalez no se le ha iniciado un proceso por este hecho.

Poco después de que la juez hubiera desestimado el testimonio de los tres testigos, los cuales enfrentan cargos por falso testimonio, se revela un video en que la juez se reúne con el abogado del Carlos Cárdenas, Mario Iguarán, en muy poco tiempo se revela un video igual en que Iguarán no aparece. El video manipulado probablemente buscaba ensuciar a la juez y al abogado defensor de Cárdenas para darle sustento al testimonio de los testigos. Aún no se conoce el origen del video manipulado. (Ver Video Pirry – Documental Caso Colmenares RCN 2013)

Interceptaciones telefónicas:

El fiscal Gonzalez se vale de su poder como fiscal para intervenir los teléfonos de testigos y familiares, la información que recopila le permite únicamente determinar que la madre de Carlos Cárdenas, Maria del Pilar Gómez junto a su abogada Aydé Acevedo procuraban quitarlo del camino como fiscal del caso utilizando influencias. El descubrimiento les vale a las dos señoras los cargos de favorecimiento de homicidio y fraude procesal.

Manipulación de las Evidencias:

El 28 de junio de 2012 el abogado de Laura Moreno, Jaime Granados acusa formalmente al fiscal Antonio Luis Gonzalez por violar la cadena de custodia al llevarse las muestras de sangre remanentes del Instituto de Medicina Legal, el delito es ocultar evidencia significativa en el caso. En 2015 el fiscal Gonzalez es declarado reo ausente por otro caso, no se conoce el desenlace de las denuncias de Granados.

El papel de la Prensa y los medios

No cabe duda que los medios han moldeado la opinión pública en este y muchos otros casos judiciales. El rating de los programas donde los presentadores hacen las veces de fiscales y enfrentan a las personas, culpables o no con los hechos reales o no, es el más alto de todos los programas. Pero los medios tienen que ser ante todo imparciales, Séptimo Día, La W, La Revista Semana han juzgado por encima de los jueces de la República en este y muchos otros casos y estos mismos medios han adquirido tal poder que la opinión pública está peligrosamente sesgada y el Caso Colmenares no es la excepción.
El Sr. Luis Alonso Colmenares ha dicho a través de los medios que él respeta la decisión de un juez y que ha traicionado su idiosincrasia, al no tomar la justicia por su propia mano. Respetando el dolor por la muerte de su hijo no puede hacer estas declaraciones porque si, como ha sucedido, la justicia ordinaria exonera a aquellos que él considera culpables por la muerte de su hijo, entonces, al verse traicionado por la justicia en que creía, que no juzga como él quiere, ¿por qué persistiría él en traicionar su idiosincrasia?

¿Será posible que la familia Colmenares entienda que aquí no existen victimarios?

Cuando un ser querido muere hemos observado que la costumbre de la gente es a consolarse pensando que desde el más allá estos los están cuidando. Pero la realidad pragmática es que no es así, y no traten de ponerle fe a este asunto porque la Biblia también es clara al respecto:

Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido. También su amor y su odio y su envidia fenecieron ya; y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace debajo del sol.
Eclesiastés 9:5-6

La madre del jóven Luis Andres dice que una aparición de su hijo del dijo que las pruebas -de su asesinato- estaban en su cuerpo. Pero no hubo asesinato, cada quien es libre de creer lo que quiera pero la verdad es que quien le dijo esto ¡no fue Luis Andres Colmenares!

Pero mire usted hasta dónde ha llegado con esto: exhumar el cadáver de su hijo, poner a tres personas en vilo y en entredicho por casi 6 años, sus vidas expuestas, sus patrimonios menoscabados en costosos abogados, especialistas, siendo comidilla de gente inescrupulosa y habladora.

¿Queda la Justicia colombiana debilitada después del fallo?

Parece que la idiosincrasia que deberíamos traicionar es la de hacer las cosas a medias o de mala gana. Pero como digo, no es un asunto de los jueces sino de los colombianos: La policía, los bomberos y hasta los padres de Luis Andrés, todos deberíamos traicionar nuestra idiosincrasia. Pero esa que nos produce la mediocridad, la desconfianza y suspicacia.

¿Por qué los bomberos no ingresaron al túnel para inspeccionarlo completamente dando por supuesto que allí no había nada?

¿Por qué los bomberos y la policía no continuaron la búsqueda hasta encontrar al jóven desaparecido la misma noche de los sucesos?

¿Por qué los jueces e investigadores no le han hecho seguimiento al origen de los falsos testigos?

La lista sigue: La exhumación por fuera de los protocolos científicos, la confiscación por parte de la fiscalía de los tubos contenedores de las muestras de sangre…

¿Por qué no se le ha hecho seguimiento a lo que hay tras de las supuestas intenciones de la madre del jóven Carlos Cárdenas en confabulación con la abogada Aydé Acevedo para quitar del caso al fiscal Gonzalez?

¿Qué hay tras las interceptaciones telefónicas, acaso no son ilegales en Colombia?

¿Por qué no se tuvo acceso a los videos de 12 cámaras que vigilan la zona o de dónde salen las versiones de que existían esos videos?

Pero sobre todo: ¿Por qué no se hicieron las pruebas científicas y técnicas de mas alto nivel en primera instancia, dejándolas para el final cuando ya transcurrieron seis años del hecho para que pudiéramos saber a ciencia cierta que lo de Luis Andres fue un accidente y dejando el espacio de sospecha que permite a los que desconfían de la justicia en Colombia causar un perjuicio tan grande a personas que son inocentes violando sus derechos constitucionales al ser juzgados dos y mas veces por el mismo hecho y poniendo en riesgo su reputación y hasta sus vidas?

La justicia colombiana no es perfecta, tiene muchos problemas, pero si cambiamos nuestra manera de pensar e hiciéramos mas caso de lo que dice el Señor todo cambiará:
La Biblia dice:

Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres;
Col 3:23

Aunque existen muchos vacíos en los colombianos, al final podemos concluír que hay jueces justos, que se han ceñido a la verdad para declarar culpable al culpable e inocente al inocente, la pregunta que queda en el aire es: ¿No debería ser la justicia también extensiva para todos los ciudadanos colombianos, aunque no tuvieran los medios para contratar los mejores abogados, peritos y científicos para esclarecer sus casos?

Scan to Donate Bitcoin
Like this? Donate Bitcoin to at:
Bitcoin 1jDauPt8fgjPQnSDgozyayCvUPPKuk53W
Donate

Boris Javier

Boris Javier Barrera es un cristiano, bogotano, padre y empresario a quien el Espíritu Santo ha llamado a predicar el Evangelio como apologeta o defensor de la fe. No Callaremos es el reflejo de este ministerio.

Deja un comentario